El arte en Colombia tiene una historia que data de hace más de 3.000 años, se han encontrado pruebas arqueológicas que muestran la existencia de piezas de alfarería anteriores a cualquier otro lugar del continente, muchas de las cuales han sido datadas con fechas tempranas como el 3000 a.C. En los museos de este país andino se pueden apreciar piezas de orfebrería áurea que datan de la época prehispánica.

Prueba de ello son las colecciones que se encuentran en el Museo del Oro de Bogotá y el museo de Quimbaya, que muestran lo mejor del arte colombiano precolombino.

Como expresión cultural el arte en Colombia ha estado marcado por las tendencias de cada etapa histórica, en el periodo que abarca del siglo XVI al XVIII, el catolicismo tuvo una influencia muy importante en el arte de El Nuevo Reino de Granada, la pintura es su mayor parte tenía carácter eclesiástico, muy pocas expresiones tenían influencia de la cultura indígena autóctona.

Movimientos como el Barroco y el Rococó de gran influencia en el arte europeo, también tuvieron su expresión en Colombia, dejando obras maestras como San José y el Niño de Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos y Coronación de la virgen, de Baltasar de Vargas Figueroa. 

La llegada del siglo XX trajo nuevas influencias al arte colombiano, el muralismo mexicano influenció a diversos artistas como Marco Tobón Mejía y Pedro Nel que crearon murales de gran valor artístico en los que se notan rasgos e influencias neoclásicas del Art Nouveau.

El estilo académico francés también estuvo presente en esta época, las representaciones de Cartagena de Ricardo Gómez Campuzano tienen este estilo. Sin embargo la década de los 50 del siglo pasado marcó un momento definitorio para el arte colombiano, los artistas de esta época reinventaron los elementos propios del arte con nuevos conceptos.